La calidad de tus pensamientos marcará el cómo te sientes, tus emociones. Desde ese sentimiento harás una acción u otra lo que determinará el resultado el resultado que consigas.

Es probable que esto ya lo hayas leído y escuchado muchas veces…

¿Te has parado a reflexionar que esto tiene mucho sentido con lo que haces cada día, cada momento?

Veamos ahora algo que seguro alguna mañana te ha sucedido…

Acabas de levantarte y entonces empiezan a surgir una serie de sensaciones y pensamientos relacionados con todas las actividades que has desarrollar durante el día. Ante este aluvión de tareas, actividades a desarrollar, llamadas, reuniones, etc., puedes enfocar tu jornada de dos formas.

Una. Empiezas a agobiarte, te sientes saturado de trabajo y entonces piensas que va a ser difícil que lo hagas tal como lo tienes planificado y te cuestiona el por qué te preparas agendas tan saturadas. A partir de ahí se desencadenan una serie de emociones que te limitan, tienes un sentimiento de no poder, de no ser capaz.

Ahora mi pregunta… ¿Crees que desde esos pensamientos y emociones se puede entrar a la acción con motivación y energía? Desde mi vivencia y experiencia yo ya te digo que NO.

La otra opción es emocionarse con todo lo que has de desarrollar. Sentirte feliz de poder estar en contacto con personas haciendo lo que más te gusta. Preparar lo que sabes hacer mejor y ayudar a tus clientes. Hacer lo que has de hacer.

¿Piensas que así la acción te llevará a un resultado más positivo y enfocado en lo que quieres? Evidentemente, SÍ.

Lo que en cada momento piensas va a definir la acción que va a continuación. Si tu motivación está por los suelos, aquí entrará el desánimo, la pereza, o el dejar para mañana lo que has de hacer hoy.

En cambio, si tus pensamientos son de superación, de victoria, de querer hacer, te sientes con fuerza y energía, podrás con todo. Entusiasmarás a las personas, entrarás en acción, practicarás la proactividad. Todo ello te encaminará hacia la realización y el logro.

Ahora tú decides qué haces con tus pensamientos y tus emociones que te llevarán a la acción y de la acción a unos resultados.

Ya lo decía Buda

En lo que piensas, te conviertes.
Lo que sientes, lo atraes.
Lo que imaginas, lo creas.

Ahora llega el momento de que planifiques tus #PequeAcciones de esta semana y que te lleven a ir a por lo que tú quieres.

Lo que hay en tu mente en cada instante definirá las acciones con las que harás y te relacionarás con los demás. Las consecuencias o los resultados que obtengas de esas acciones serán fruto de la calidad de tus pensamientos y emociones.

¡Ánimo y a por las #PequeAcciones de esta semana!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *